Muchas veces, sin darnos cuenta, adoptamos posturas imposibles frente al ordenador, al trabajar o incluso mientras caminamos. La zona lumbar es la más afectada por una higiene postural deficiente.

El dolor lumbar es una de las molestias que más aquejan a la población, sobre todo cuando se lleva un estilo de vida sedentario.

Se caracteriza por una incómoda sensación de tensión y rigidez en la zona baja de la espalda, algunas veces acompañada con hormigueo y dificultades de movimiento.

Su aparición puede producirse por una mala postura al caminar o permanecer sentados, aunque también es una señal de afecciones articulares, óseas o musculares.

Si bien hay muchos tratamientos convencionales para minimizar la severidad de sus síntomas, es conveniente conocer algunas recomendaciones para superarlo de forma natural.

Teniendo en cuenta que cualquiera lo puede padecer de forma inesperada, a continuación queremos compartir 8 consejos útiles para aliviarlo.

1. Mejorar la postura corporal

Mantener una buena postura corporal es un hábito sencillo y saludable que permite disminuir la recurrencia de los dolores lumbares.

Esta sencilla medida mantiene los músculos en su lugar y ayuda a que le den un mejor soporte a la columna vertebral.

De paso, la figura mejora estéticamente y aumenta el desempeño físico y mental durante las actividades laborales.

2. Hacer ejercicio.

 

Mientras que permanecer en reposo puede disminuir el dolor cuando se produce una tensión fuerte, la práctica de ejercicio físico y estiramientos sirve como complemento para aliviarlos y reducir su recurrencia.

Estas actividades mejoran la circulación de la sangre y, a su vez, aumentan la fuerza de los músculos y los huesos para prevenir lesiones o desgastes.

3. Combatir el exceso de peso

El sedentarismo y el sobrepeso al que conlleva tienen mucho que ver con los continuos episodios de dolor lumbar y articular.

Y es que los músculos tienen que hacer más esfuerzo para soportar la carga corporal, lo cual sobrepasa sus capacidades.

Por lo tanto, para superar este tipo de dolencias, es necesario reducir de peso. Para ello, debemos mejorar la dieta y adoptar hábitos como el ejercicio físico.

4. Usar una pelota de tenis

Muchos fisioterapeutas y entrenadores físicos están empleando las pelotas de tenis como un elemento terapéutico para decirle adiós a los dolores en la espalda.

Al tumbar el cuerpo sobre la pelota en una superficie firme se pueden hacer movimientos lentos que, además de mejorar la circulación, calman la rigidez y la tensión.

5. Elevar las piernas

Un técnica tan simple como elevar las piernas al llegar a casa puede contribuir a relajar la espalda baja para evitar la sensación de dolor y cansancio.

Este ejercicio permite activar la circulación desde la parte inferior del cuerpo y optimizar la oxigenación de los músculos y el riego sanguíneo.

Es necesario hacerlo en un lugar cómodo, procurando que la espalda permanezca derecha sobre un punto de apoyo firme.

6. Dormir bien

Tener una buena calidad de sueño tiene mucho que ver con los dolores que, a menudo, interfieren con las actividades cotidianas.

Aquellos que duermen menos de 7 horas diarias tienden a sufrir de más dolor lumbar en comparación con los que cumplen un horario adecuado de sueño.

Esto se debe a que, durante el periodo de descanso, los músculos se relajan y mejora la circulación hacia la espalda, el cuello y los hombros.

Eso sí, es primordial verificar la postura al dormir, ya que una mala posición puede provocar efectos indeseados.

7. Ingerir infusiones calmantes

El consumo de infusiones con propiedades antiinflamatorias y analgésicas es una forma 100% natural de controlar el dolor lumbar.

Los compuestos activos de algunas especias y plantas inhiben la reacción inflamatoria del cuerpo y ayudan a reducir de forma notable la rigidez de los músculos.

Ante la primera señal de dolor no dudes en preparar infusiones de:

  • Cúrcuma.
  • Jengibre.
  • Lavanda.
  • Pimienta.
  • Corteza de naranja.
  • Hierbabuena.
  • Regaliz.
  • Hinojo.
  • Manzanilla.

8. Aplicar compresas frías y calientes

Las terapias con compresas frías y calientes son una buena solución para minimizar el dolor muscular que afecta la zona baja de la espalda.

Estas temperaturas, que se deben aplicar de forma alterna, mejoran la circulación de la sangre en la zona afectada y reducen el nivel de inflamación.

Además, se pueden complementar con las propiedades de algunas plantas y aceites esenciales que potencian su efecto relajante.

¿Te aqueja este dolor constantemente? Pon en práctica todos los consejos mencionados y comprueba que puedes controlarlo sin tener que recurrir a tratamientos más costosos.

No obstante, si el dolor persiste, consulta al médico para determinar cuál es su origen.

1 comment on “8 consejos que te ayudarán a superar el dolor lumbar de forma natural”

Comments are closed.