Además de ayudarnos a reducir la inflamación, el vinagre de manzana regula el pH de la piel y ayuda a eliminar los residuos que impiden la salida normal del vello.

 

Los vellos encarnados son aquellos vellos afeitados que crecen por debajo de la piel. Se producen por una obstrucción de los folículos pilosos, los cuales acumulan células muertas y residuos de sebo en su superficie.

Cualquier persona los puede padecer en algún momento de su vida, sobre todo si tiene rizos muy ceñidos o si ignora algunos cuidados antes y después de la depilación.

Aunque se consideran inofensivos, y suelen aparecer de manera esporádica, causan inflamación, enrojecimiento y otros incómodos síntomas sobre la piel.

Por suerte, para no sufrir otras complicaciones, hay varias soluciones de origen natural que pueden ayudar a extraerlos sin producir agresiones.

A continuación queremos compartir las 5 mejores para que las apliques cuando te aqueje este molesto síntoma.

Causas de los vellos encarnados

Los vellos encarnados se originan cuando estos, en lugar de crecer hacia arriba y hacia el exterior, no superan la barrera formada por la dermis.

Esto puede ocurrir por la acumulación de piel muerta sobre el folículo piloso o porque el vello es demasiado grueso y rizado.

Otros factores asociados incluyen:

  • Uso de máquinas o cuchillas de afeitar
  • Afeitar la piel en seco
  • Tensar la piel durante el afeitado
  • Depilar con pinzas

Síntomas de vellos encarnados

 

Los vellos encarnados aparecen en zonas de continua depilación como, por ejemplo, la barba, las piernas y la región del pubis.

Su síntoma principal es un pequeño abultamiento, similar a un grano de acné, el cual contiene un vello incrustado en su interior.

Otras molestias que puede causar son:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Lesiones pequeñas, con pus, similares a las ampollas
  • Oscurecimiento de la piel
  • Dolor o sensibilidad
  • Sensación de comezón

Soluciones naturales para facilitar la extracción de los vellos encarnados

Para tratar de manera exitosa la aparición de vellos encarnados es fundamental identificar si el método de depilación utilizado tiene que ver con estos.

Lo ideal es dejar el afeitado o la depilación, por lo menos, hasta notar una mejoría.

Mientras tanto, se pueden tener en cuenta algunos remedios naturales que contribuyen a ablandar la piel para facilitar su eliminación.

1. Compresa tibia

 

La aplicación de una compresa tibia sobre la zona afectada puede suavizar los tejidos alrededor de la inflamación, favoreciendo la extracción del vello incrustado.

¿Cómo utilizarla?

  • Sumerge un paño o toalla en agua caliente y aplícalo sobre el vello.
  • Déjala actuar 5 minutos, descansa otros 5 y repite el procedimiento.
  • Realiza el tratamiento varias veces al día, hasta que el pelito esté lo suficientemente cerca de la superficie de la piel.

2. Sal marina

La sal marina es un exfoliante natural que ayuda a retirar las células muertas de la superficie de la piel para restablecer la función del folículo piloso afectado.

Esta, entre otras cosas, mejora la circulación y favorece el crecimiento normal del vello.

¿Cómo utilizarla?

  • Humedece un poco de sal marina con agua y frótala, con suaves masajes, sobre la zona afectada.
  • Deja que actúe 5 minutos y enjuaga.
  • Repite el remedio todos los días, hasta eliminar el vello.

3. Vinagre de manzana

Los ácidos orgánicos que contiene el vinagre de manzana ayudan a regular el pH de la piel y disminuyen la inflamación causada por este problema.

Su aplicación directa ablanda la protuberancia y ayuda a remover los residuos que impiden el paso del vello hacia el exterior.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge un trozo de algodón en vinagre de manzana y aplícalo sobre el vello incrustado.
  • Presiónalo con cuidado y déjalo actuar 5 minutos.
  • Repite su uso 2 veces al día, hasta curar el problema.

4. Bicarbonato de sodio

Otro producto exfoliante y desinfectante que ayuda a reducir este problema es el prodigioso bicarbonato de sodio.

Su aplicación disminuye la presencia de piel muerta y residuos de sebo, por lo que elimina el bloqueo que sufre el folículo piloso.

¿Cómo utilizarlo?

  • Prepara una pasta de bicarbonato de sodio con agua y frótala sobre el área afectada.
  • Deja que actúe 5 minutos y enjuaga.
  • Repite su uso 2 veces al día para obtener buenos resultados.

5. Té negro

El té negro contiene ácido tánico, una sustancia que suaviza la piel a la vez que reduce la inflamación y el enrojecimiento.

¿Cómo utilizarlo?

  • Sumerge una bolsita de té negro en agua caliente y déjala reposar.
  • Cuando esté tibia, aplícala sobre el vello afectado y déjala actuar 10 minutos.
  • Repite su uso 2 o 3 veces al día.

¿Notas uno o varios granos en tu piel tras rasurarte? Si te aqueja este problema, no dudes en preparar alguno de los remedios mencionados para solucionarlo rápidamente.

FUENTE:mejorconsalud